Los monstruos del Paleozoico: escorpiones marinos

Los monstruos del Paleozoico: escorpiones marinos

Estos animales hoy extintos de la era paleozoica eran artrópodos marinos de gran tamaño que tenían un estilo de vida depredador.

Biología

Palabras clave

animal prehistórico, fósil, escorpiones marinos, extinguida, euriptérido, Paleozoico, historia de la Tierra, época geológica, Cámbrico, Pérmico, abdomen, quelícero, cutícula de quitina, armadura, cefalotórax, caparazón, artrópodo, depredador, carnívoro, artrópodos, animal, biología

Extras relacionados

Escenas

Euriptéridos

Los euriptéridos, o escorpiones marinos, eran artrópodos acuáticos depredadores que vivían en el Paleozoico. Se trata de la mayor especie extinta que ha existido entre los artrópodos.
Aunque debido a su postabdomen y telson (apéndice en forma de espina) alargados, se parecían a verdaderos escorpiones, en realidad no lo eran. Formaban parte de los quelíceros y estaban emparentados con los arácnidos.

El opistosoma de los escorpiones marinos estaba cubierto de un caparazón fuerte. Sus patas delanteras tenían un papel en la alimentación y el desplazamiento del animal, mientras que sus patas traseras se adaptaron a la natación.

Gracias a los fósiles encontrados, se conocen más de 200 especies de euriptéridos, de las cuales probablemente la más común podría haber sido la Eurypterus giganteus. Los ejemplares más grandes podrían haber alcanzado una longitud corporal de 130 cm.

La especie Mixopterus kiaeri logró alcanzar dimensiones similares. Se caracterizaba por dos enormes pares de patas con largas espinas que utilizaban para andar.

El Megalograptus también tenía patas para andar muy desarrolladas, y unos especímenes incluso podían llegar a medir hasta 170 cm de longitud.

El mayor escorpión marino conocido era el Jaekelopterus rhenaniae que probablemente podría tener una longitud corporal de alrededor de 2,5 metros y disponía de unas temibles pinzas de 40 cm de largo.

Natación

Eurypterus giganteus

  • ojos compuestos
  • ocelo (ojos simples)
  • prosoma
  • opistosoma
  • telson
  • postabdomen
  • caparazón
  • patas para nadar
  • patas para andar
  • quelíceros

Mixopterus kiaeri

  • ojos compuestos
  • prosoma
  • opistosoma
  • telson
  • postabdomen
  • caparazón
  • patas para nadar
  • patas para andar
  • quelíceros

Megalograptus

  • ojos compuestos
  • prosoma
  • opistosoma
  • telson
  • postabdomen
  • caparazón
  • patas para nadar
  • patas para andar
  • quelíceros

Jaekelopterus rhenaniae

  • ojos compuestos
  • ocelo (ojos simples)
  • prosoma
  • opistosoma
  • telson
  • postabdomen
  • caparazón
  • patas para nadar
  • patas para andar
  • quelíceros

Comparación

  • Eurypterus giganteus
  • Megalograptus
  • Jaekelopterus rhenaniae
  • Mixopterus kiaeri

Animación

  • ojos compuestos
  • ocelo (ojos simples)
  • prosoma
  • opistosoma
  • telson
  • postabdomen
  • caparazón
  • patas para nadar
  • patas para andar
  • quelíceros

Narración

Los euriptéridos, o escorpiones marinos, eran artrópodos acuáticos depredadores que vivían en el Paleozoico. Se trata de la mayor especie extinta que ha existido entre los artrópodos.
Aunque debido a su postabdomen y telson (apéndice en forma de espina) alargados, se parecían a verdaderos escorpiones, en realidad no lo eran. Formaban parte de los quelíceros y estaban emparentados con los arácnidos.

El opistosoma de los escorpiones marinos estaba cubierto de un caparazón fuerte. Sus patas delanteras tenían un papel en la alimentación y el desplazamiento del animal, mientras que sus patas traseras se adaptaron a la natación.

Gracias a los fósiles encontrados, se conocen más de 200 especies de euriptéridos, de las cuales probablemente la más común podría haber sido la Eurypterus giganteus. Los ejemplares más grandes podrían haber alcanzado una longitud corporal de 130 cm.

La especie Mixopterus kiaeri logró alcanzar dimensiones similares. Se caracterizaba por dos enormes pares de patas con largas espinas que utilizaban para andar.

El Megalograptus también tenía patas para andar muy desarrolladas, y unos especímenes incluso podían llegar a medir hasta 170 cm de longitud.

El mayor escorpión marino conocido era el Jaekelopterus rhenaniae que probablemente podría tener una longitud corporal de alrededor de 2,5 metros y disponía de unas temibles pinzas de 40 cm de largo.

Extras relacionados

Trilobites

Se consideran antepasados de los crustáceos y los arácnidos.

Amonites

Es una especie extinta de los cefalópodos con esqueleto externo sólido. Son excelentes fósiles guía.

Deriva continental en la escala temporal geológica

Los continentes han estado constantemente en movimiento durante la historia de la Tierra.

Escorpión de cola gorda

La escorpión de cola gorda es uno de los escorpiones más peligrosos del mundo.

Flora y fauna del Carbonífero

Esta animación muestra animales y plantas, muchos de ellos seres vivos gigantescos, que vivían en el período entre el Devónico y el Pérmico hace 358-299...

Vida en el período Pérmico

Esta escena presenta la flora y fauna del último período de la era Paleozoica.

Ichthyostega

Un anfibio prehistórico y un representante de los tetrápodos que se extinguieron hace 360 millones de años.

Ictiosaurio

Fueron grandes reptiles marinos con aspecto de delfín; es un ejemplo de la evolución convergente.

Tiktaalik

Es un importante fósil transicional entre los peces y los tetrápodos o vertebrados con cuatro miembros.

Apatosaurio

Es un dinosaurio herbívoro de cuello largo, de estatura enorme.

Deinonychus

Deinonychus, cuyo nombre significa “garra terrible”, era uno de los dinosaurios dromeosáuridos carnívoros.

Estegosaurio

Es un reptil prehistórico con espinas de la cola y placas que le facilitaban la termorregulación.

Pteranodon longiceps

Es un reptil volador prehistórico muy semejante a las aves, aunque no existe un enlace directo entre los dos.

Tyrannosaurus rex “lagarto tirano”

Carnívoros enormes, tal vez los dinosaurios más conocidos.

Triceratops

Es un género de dinosaurios herbívoros, que vivió en el período Cretácico. Es fácil reconocerlo por su enorme gola ósea y sus tres cuernos.

Added to your cart.