La Alhambra en el siglo XVI (España)

La Alhambra en el siglo XVI (España)

La ciudad palatina de la Alhambra (en árabe «la roja») se sitúa en Granada sobre una colina rojiza.

Artes

Palabras clave

Alhambra, Generalife, Alcazaba, Palacio de Carlos V, Granada, Reino de España, España, Carlos I de España, estilo morisco, historia, arquitectura árabe, siglo XVI, historia moderna, palacio, fortaleza, Ciudadela, suministro de agua, arquitectura, historia del arte, reconquista, islámico, cristianismo

Extras relacionados

Escenas

Granada

  • Alhambra
  • Generalife
  • Palacio de los Córdova
  • Iglesia de San Pedro y San Pablo
  • Iglesia de Santa Ana
  • Murallas
  • Real Chancillería
  • Casa de los Tiros
  • Catedral
  • Río Darro
  • Iglesia de San Cecilio
  • Iglesia de Santo Domingo
  • Río Genil

Con la toma de Granada en 1492, pocos años después de la unión de las coronas de Castilla y Aragón tras la boda en 1474 de Isabel I y Fernando II, más adelante conocidos como los Reyes Católicos, desaparece el último vestigio musulmán del territorio de al-Ándalus de la península ibérica después de casi ocho siglos de presencia ininterrumpida (desde el año 711). Hasta ese momento, el Reino de Granada había resistido las presiones cristianas por su importancia comercial, por la defensa natural que es el sistema Penibético, por la posibilidad de recibir ayuda militar del cercano emirato musulmán de los watasíes, en el norte de África, y debido también a la rivalidad existente entre los distintos reinos cristianos y a las convulsiones internas de Castilla.

La capital del reino, Granada, es una ciudad que, excepto por su fértil vega al oeste, se halla rodeada de montañas, entre las que caben destacar las de Sierra Nevada al sur con algunos de los picos más elevados de España, que superan fácilmente los tres mil metros de altitud (el Mulhacén con 3479 m de altitud, y el Pico Veleta con 3396 m).

En Granada está la Alhambra (que, en árabe, significa «la roja»), ciudad palatina sobre una colina situada entre las cuencas de los ríos Darro y Genil, frente al Albaicín, uno de los barrios más antiguos de la ciudad. Entre sus murallas, que enlazaban con las de la ciudad, la Alhambra se convirtió en una ciudadela prácticamente inexpugnable dentro de la urbe misma, en la que se encontraban palacios, jardines, una fortaleza (alcazaba) y otras dependencias propias de este tipo de ciudad. Constituía el alojamiento del monarca y de la corte del Reino nazarí de Granada. Su enorme atractivo radica tanto en la belleza de su decoración, en la cumbre del arte andalusí, como en su perfecta integración en el entorno paisajístico. Esta belleza se acentúa con una extraordinaria ingeniería donde el tratamiento del agua se refleja en jardines, fuentes, estanques y acequias que abastecían las necesidades de sus habitantes y, aún en la actualidad, cuidan de vergeles y crean un entorno mágico.

Alhambra

  • Alcazaba
  • Plaza de los Aljibes
  • Puerta del Vino
  • Puerta de la Justicia
  • Palacio de Carlos V
  • Mezquita mayor
  • Calle Real
  • Palacio de los Abencerrajes
  • Baños de la mezquita
  • Convento de San Francisco
  • Patio de Machuca
  • Mexuar
  • Patio de los Arrayanes
  • Patio de Lindaraja
  • Partal
  • Patio de los Leones
  • Palacio de Yusuf III
  • Albaicín
  • Acueducto

El conjunto constituido por la Alhambra es el resultado de los trabajos llevados a cabo en su recinto bajo los nazaríes durante casi dos siglos y medio, de construcciones anteriores y, también, por las aportaciones posteriores de época cristiana a partir de 1492.

Asimismo, hoy día resulta difícil imaginar la Alhambra sin los bellos y frondosos bosques que la rodean. Como fortaleza que era, no los tenía; habrían hecho imposible su defensa. Los primeros árboles fueron plantados junto a los caminos de acceso en época de Carlos V. Los demás a principios del siglo XIX.

La Alhambra pasó a ser residencia real a partir de 1238 con la llegada al poder de Mohamed I, primer monarca del Reino nazarí de Granada. No obstante, fue entre los años 1333 y 1391 cuando se edificaron sus palacios más importantes, bajo los reinados de Yusuf I y Mohamed V. Las construcciones más lujosas de su interior, las de los palacios que hoy se conservan (el Palacio de Comares y el Palacio de los Leones), son ambas del siglo XIV. El conjunto tiene una forma alargada, adaptada a la de la colina sobre la que se levanta, con una longitud de 740 metros y una anchura que varía entre los 40 y los 180 metros.

Torres

Las torres de las murallas, de las que en la actualidad permanecen veintidós, acabaron por convertirse, en determinados casos, en palacetes habitables al perder su función defensiva a partir de siglo XIV.

Palacios Nazaríes

  • Cuarto Dorado
  • Torre de Comares
  • Patio de la Reja
  • Aposentos de Carlos V
  • Peinador de la Reina
  • Palacio de Comares
  • Sala de Dos Hermanas
  • Patio de Lindaraja
  • Palacio de los Leones
  • Casas moriscas
  • Torre de las Damas
  • Patio de los Arrayanes
  • Sala de los Mocárabes
  • Baño
  • Patio de los Leones
  • Sala de los Reyes
  • Harén
  • Sala de los Abencerrajes
  • Palacio de Carlos V
  • Alberca del Partal
  • Oratorio
  • Mexuar

Mexuar

El Mexuar es la parte más antigua de los palacios o alcázares y lo conforman el Patio de Machuca con su torre y una galería. Se llama así porque durante la construcción del palacio de Carlos V residirían allí los arquitectos responsables de la obra, Pedro Machuca y posteriormente su hijo Luis. A su lado, el Mexuar o sala de audiencias, en la que también se impartía justicia y tenían lugar los consejos de ministros. Se trata de una de las construcciones que ha sufrido más restauraciones y cambios, y en la que podemos encontrar vestigios musulmanes y cristianos.
Por último, deben mencionarse el Cuarto Dorado y el oratorio, orientado en dirección sureste hacia La Meca.

Palacio de Comares

El Palacio de Comares conforma la zona oficial. Se compone de diferentes dependencias entre las que se encuentran la Sala de la Barca, y el Salón de los Embajadores o del Trono, que ocupa el interior de la Torre de Comares, desde donde se domina el valle del Darro. Es tal vez la parte más importante del monumento y centro de la actividad política y diplomática del reino. En su decoración resultan evidentes el alto grado de esplendor y refinamiento alcanzado por esta corte musulmana, ya que no solo cuenta con una rica decoración, sino que en sus muros pueden leerse composiciones poéticas y alabanzas al emir. Se accede al mismo desde el Patio de los Arrayanes, donde con toda probabilidad los visitantes esperaban a ser recibidos. Este patio toma su nombre de los setos de esta planta que se encuentran a ambos lados de la alberca.

La cercanía del baño a la Sala de Embajadores nos hace creer que este espacio ocupaba un lugar relevante. A él podrían ser invitados a acudir para relajarse importantes personajes a los que convendría otorgar un trato preferente. Disponía de sala fría, templada y caliente, y de una sala de camas donde se podía descansar tras los baños, además de un retrete y de una galería para músicos situada en un nivel superior. En el baño no podían coincidir personas de distinto sexo.

Palacio de los Leones

La construcción de este palacio comenzó con Mahomed V y, al igual que otras zonas del monumento, destaca por su belleza. Se desarrolla alrededor de un patio central, el Patio de los Leones, una de las piezas más características y populares de la Alhambra. En su realización se tuvieron en cuenta nuevos conceptos estéticos y formales, como es el hecho de representar animales en una escultura, algo prohibido por el islam.

El Patio de los Leones se constituye como un espacio cerrado, un jardín oculto, lo que equivale para los musulmanes al paraíso. Era la zona privada, la casa del sultán, en la que también había espacios reservados para las mujeres, aunque no de manera exclusiva, por lo que, en sentido estricto, no cabe hablar de la existencia de un harén. A su alrededor se encuentran la Sala de los Abencerrajes, con espacios reservados para las alcobas e ideal para el descanso debido a su peculiar diseño, que facilitaba la salida del aire caliente por la parte alta. Ni siquiera en verano se superaban los 22 °C.

Otras salas alrededor del Patio de los Leones son la Sala de los Reyes, que debe su nombre a las pinturas de reyes nazaríes y escenas entre personajes musulmanes y cristianos, la Sala de los Mocárabes y la Sala de Dos Hermanas.

Al sureste del Patio de los Leones se encuentra el Partal, donde abundan pequeñas zonas ajardinadas de manera escalonada, adaptadas a los desniveles del terreno. Dentro de este recinto, la Torre de las Damas y el estanque son lo único conservado. El resto son ruinas de lo que en su día fueron la residencia de Yusuf III, una pequeña mezquita, antiguas viviendas, tramos de calles, fuentes y escaleras.

Alcazaba

Es quizás la parte más antigua de todo el conjunto. Se halla en la zona más elevada de la colina y constituye un lugar privilegiado para la vigilancia y protección de la ciudad, de la vega y de la propia Alhambra (de ahí su carácter de recinto fortificado). Algunos de sus elementos más antiguos son, con toda probabilidad, del siglo XI.

A partir del siglo XIII la Alcazaba adquiere su fisionomía actual, tras la construcción de varias y grandes torres: la Vela en el oeste y las del Homenaje, Quebrada y Adarguero en la zona este. Asimismo, todo el recinto queda rodeado por otro exterior, con una calle de ronda y un acceso por la Puerta de las Armas.

En ese momento, se inicia la fortificación de todo el perímetro de la Alhambra, de su muralla y algunas torres, además de varias puertas para poder acceder a su interior.

Si se tiene en cuenta que el Reino de Granada buscó desde sus inicios protegerse de sus enemigos, no deberían sorprender algunas de las innovaciones aplicadas en la Alhambra, que hacían casi imposible su conquista. Un par de ejemplos significativos son los siguientes:

Las puertas de acceso se encontraban en las torres, no en las murallas, e incluían recodos que obligarían a cualquier asaltante a entrar lentamente y a ser muy vulnerable desde las partes altas del interior de las torres, donde pocos hombres podrían hacer frente a muchos.

La «coracha», un muro que salía de otro y que desembocaba en una torre junto al río, tenía la finalidad de evitar que quienes se encontraban en el interior de la fortaleza se quedaran sin suministro de agua.

Palacio de Carlos V

La última transformación de la Alhambra tiene lugar tras la conquista del Reino de Granada por los Reyes Católicos el 2 de enero de 1492. El aspecto que presentan en la actualidad los Patios de la Lindaraja y la Reja (que se encuentran junto al Palacio de Comares) es fruto de las reformas realizadas en 1526 para acoger al emperador Carlos V y a su familia durante su estancia en los alcázares granadinos. Otras aportaciones cristianas, todas ellas iniciadas a lo largo del siglo XVI, son el Pilar de Carlos V, la Iglesia de Santa María y el Convento de San Francisco, donde aún se conservan las tumbas originales de los Reyes Católicos antes de ser trasladados a la Capilla Real de Granada.

La aportación cristiana más destacada en el interior del recinto de la Alhambra fue la construcción del Palacio de Carlos V que, sin estar completamente terminado hasta mucho más tarde, se convierte en un edifico más del conjunto palaciego. En su interior alberga, en la actualidad, dos museos.

Carlos V conoció la Alhambra en 1526 durante su viaje de bodas con Isabel de Portugal. La pareja imperial se albergó en sus dependencias durante varios meses. Debido a su asombro ante la belleza del recinto, decidió construirse una residencia que reuniese todas las comodidades posibles para la época. De su realización, se encargó Pedro Machuca, un enamorado del Renacimiento italiano. Las obras se iniciaron en 1527. Hoy día es considerado uno de los edificios más valiosos del Renacimiento español. Su patio circular es único en España a excepción del existente en el Castillo de Bellver, una fortificación gótica del siglo XIV, en Palma de Mallorca.

Generalife

  • Patio de la acequia
  • Pabellón oeste y Torre de Ismail
  • Escalera del agua
  • Patio del ciprés de la sultana
  • Pabellón este
  • Casa de los amigos
  • Patio de Polo
  • Acceso antiguo

El Generalife, probablemente de finales del siglo XIII, es una villa con jardines concebida como un lugar de descanso para los reyes musulmanes. Está junto a la Alhambra, separada de esta tan solo por un pequeño barranco que en su día fue también un acceso a los recintos desde el río Darro.

Sistema de abastecimiento de agua

Animación

Narración

La ciudad palatina de la Alhambra, que en árabe significa «la roja», se encuentra en Granada, España, sobre una colina situada entre las cuencas de los ríos Darro y Genil. Este conjunto monumental es el resultado de los trabajos llevados a cabo en su recinto bajo el periodo nazarí durante casi dos siglos y medio.

Se convirtió en residencia real tras la llegada al poder de Mohamed I. No obstante, fue entre los años 1333 y 1391 cuando se edificaron sus palacios más importantes, bajo los reinados de Yusuf I y Mohamed V. La construcción del Palacio de los Leones, y de su famoso patio, comenzó con Mahomed V y, al igual que otras zonas del monumento, destaca por su indudable belleza.

La Alcazaba es quizá la parte más antigua de todo el conjunto. Se halla en la zona más elevada de la colina, un lugar privilegiado para la vigilancia y protección de la ciudad, de la vega y de la propia Alhambra. Algunos de sus elementos más antiguos son, con toda probabilidad, del siglo XI.

A partir del siglo XIII, la Alcazaba adquiere su fisionomía actual, tras la construcción de varias y grandes torres.

Con la conquista de Granada el 2 de enero de 1492 por los Reyes Católicos, desaparece el último vestigio musulmán del territorio de al-Ándalus de la península ibérica después de casi ocho siglos de presencia ininterrumpida. La aportación cristiana más destacada en el interior del recinto de la Alhambra fue la construcción del Palacio de Carlos V. Hoy día es considerado uno de los edificios más valiosos del Renacimiento español. Su patio circular es único en España.

El Generalife, probablemente de finales del siglo XIII, es una villa con jardines concebida como un lugar de descanso para los reyes musulmanes. Está junto a la Alhambra, separada de esta tan solo por un pequeño barranco que en su día fue también un acceso a estos recintos desde el río Darro.

Tanto la Alhambra como el Generalife fueron inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco​ en 1984. El Albaicín, justo enfrente de la Alhambra, ejemplo de barrio medieval donde conviven viviendas islámicas y moriscas, tuvo que esperar a 1994 antes de entrar a formar parte de esta prestigiosa lista. Actualmente, este conjunto se ha convertido en una de las atracciones turísticas más populares del mundo, siendo visitado por millones de personas cada año.

Extras relacionados

Imperios modernos

En el curso de la historia han nacido y caído varios imperios legendarios.

Conquistador (siglo XVI)

El éxito de los conquistadores se debió principalmente a su armadura y sus armas de fuego.

La Ciudad Prohibida (Pekín, siglo XVII)

La Ciudad Prohibida es uno de los monumentos más imponentes y misteriosos de la China imperial.

Santa María (siglo XV)

La Santa María de Cristóbal Colón, una nao de tres palos, fue el buque insignia de su famoso viaje.

Fortaleza de Nizwa (Omán, siglo XVII)

La torre redonda de la fortaleza más grande de la península Arábiga contaba con un ingenioso sistema de defensa.

Ragusa (Croacia, siglo XVI)

Hoy en día conocido con el nombre Dubrovnik, esta ciudad croata que floreció en el siglo XVI es famosa por su arquitectura y paisaje impresionantes.

Torre de Londres (siglo XVI)

La interesante historia de este castillo histórico abarca casi más de cien años.

Torres y bastiones medievales

La estructura de las fortalezas se desarrolló paralelamente a la tecnología militar.

Califa árabe (siglo VII)

Los califas, considerados como los sucesores del profeta Mahoma, eran los líderes religiosos más importantes del Islam.

Emperador azteca (siglo XV)

El Imperio azteca era un estado despótico y militar.

Legendarios imperios medievales

En el curso de la historia han nacido y caído varios imperios legendarios.

Machu Picchu (siglo XV)

La antigua ciudad incaica, que se halla en el Perú actual, se encuentra en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Tenochtitlán (siglo XV)

La grandiosidad de la legendaria capital del Imperio azteca asombró incluso a los conquistadores españoles.

Added to your cart.